hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Invitado el Jue Dic 31, 2009 10:09 pm

aqui dejo un fracmento de un libro sobre adolf hitler y el ocultismo
Adolf Hitler y el ocultismo: La lanza de longinos

La lanza sagrada que atravesó el costado de Cristo en su crucifixión llegó a las manos de los guerreros teutónicos, quienes la convirtieron en su talismán. En el siglo XX, Hitler, que conocía su significado místico, se apoderó de ella. Según la tradición, en ese momento le fue revelado al soldado (que se llamaba Cayo Casio Longinos) que Cristo era verdaderamente el hijo de Dios, y la lanza adquirió un duradero poder mágico.

En 1913, por las calles de Viena, un miserable ex estudiante de arte intentaba en vano ganarse la vida vendiendo pequeñas acuarelas. Ocasionalmente, cuando el frío le impedía salir a la calle, vagaba por los corredores del museo del palacio Hofburg. Se sentía especialmente fascinado por un conjunto de piezas valiosas, conocidas como «las insignias de los Habsburgo». Entre ellas el joven vagabundo Adolf Hitler prestaba especial atención a la Santa Lanza, que la leyenda identifica con la que atravesó el costado de Cristo después que éste expirara en la Cruz… La leyenda de la Santa Lanza se origina en el Evangelio según San Juan, 19: 33-37:

… pero llegando a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le rompieron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó con su lanza el costado y al instante salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio y su testimonio es verdadero; él sabe que dice verdad para que vosotros creáis; porque esto sucedió para que se cumpliese la Escritura: «No romperéis ni uno de sus huesos». Y otra Escritura dice también: «Mirarán al que traspasaron». El versículo siguiente cuenta cómo José de Arimatea obtuvo permiso para llevarse el cuerpo de Jesús y, ayudado por Nicodemo, lo colocó en una tumba en la noche de viernes santo.

La hoja de la lanza de los Habsburgo, la que según parece atravesó el costado de Cristo crucificado. Al tratarse de una reliquia sagrada, la hoja de hierro fue reparada varias veces con plata y oro durante su larga historia. Ahora la mantienen unida un alambre y una funda con inscripciones.

Otras tradiciones orales y escritas, que comenzaron con los primeros cristianos y continuaron en la Edad Media, aseguran que el rico judío José de Arimatea se preocupó de preservar la cruz, los clavos, la corona de espinas y el sudario del que Cristo se levantó al tercer día. Por medio de las claves que dejó José, Helena, la madre del primer emperador cristiano, Constantino, pudo redescubrir estas reliquias.

Pero, según las mismas tradiciones, José había empezado su colección antes de la muerte de Cristo: después de la última cena, guardó la copa en la que Jesús había consagrado el pan y el vino. Después de la Resurrección, José conservó la copa junto con la lanza citada en el Evangelio: fueron llamados, respectivamente, el Santo Grial y la Santa Lanza.

Los viajes posteriores de José con el Grial y la Lanza fueron tema de relatos folklóricos y leyendas en casi todos los países de Europa. En España, en la catedral de Valencia se conserva uno de los «Santos Griales» mejor documentados: se dice que los primeros papas lo habían utilizado en Roma (adonde lo habría llevado San Pedro) hasta el año 258, en que fue enviado por San Lorenzo a Huesca, para rescatarlo de la persecución imperial. Posteriormente estuvo en San Juan de la Peña y en Zaragoza. Pero ésta es sólo una de las muchas historias en torno al Grial.

Los escritores medievales, comenzando por el poeta francés Chrétien de Troyes alrededor de 1180, vincularon el destino del Santo Grial y de la Santa Lanza con la aventura del Rey Arturo y los Caballeros de la Tabla Redonda, sobre todo con Lanzarote, Gawain y Perceval.

Paralelamente a estas historias -basadas en tradiciones celtas y en fragmentos de hechos históricos- subsistía la historia de que la Lanza, por lo menos, había sobrevivido a los siglos, pasando a veces a buenas manos, a veces a otras menos dignas. Quien la poseía adquiría un poder que podía ser usado para el bien o para el mal.

A principios de este siglo existían por lo menos cuatro «Santas Lanzas» en Europa. Quizá la más conocida fuera la que se conservaba en el Vaticano, aunque la Iglesia Católica parecía considerarla sólo una curiosidad. Ciertamente, las autoridades papales nunca le atribuyeron poderes sobrenaturales.

Una segunda lanza estaba en París, adonde había sido llevada por San Luis en el siglo XIII, cuando volvió de la cruzada a Palestina.

Otra, conservada en Cracovia (Polonia), era sólo una copia de la lanza de los Habsburgo. Ésta es, posiblemente, la que posee una genealogía mejor. Fue descubierta en Antioquía, en 1098, durante la primera cruzada, pero el misterio -y posiblemente la imaginación oscurecieron las circunstancias del hallazgo. Los cruzados habían sitiado con éxito la ciudad y la habían ocupado, cuando una banda de sarracenos fuertemente armada llegó e invirtió la situación, encerrando a los cruzados dentro de las murallas de la ciudad. Tres semanas después la comida y el agua escaseaban, y la rendición parecía el único camino. Entonces, un sacerdote dijo haber tenido una visión milagrosa de la Santa Lanza, enterrada en la iglesia de San Pedro. Cuando las excavaciones en ese sitio revelaron la presencia de una lanza de hierro, los cruzados se sintieron llenos de un renovado ardor y rompieron el cerco, derrotando a sus enemigos.

Las tradiciones germánicas, que no coinciden demasiado con esas fechas, afirman que la lanza de los Habsburgo fue llevada como talismán por Carlomagno, en el siglo IX, durante 47 campañas victoriosas. También le había conferido poderes de clarividencia. Carlomagno murió cuando la dejó caer accidentalmente.

La lanza pasó a manos de Heinrich el Cazador, quien fundó la casa real de Sajonia y empujó a los polacos hacia el este… una prefiguración de su propio destino, pudo haber pensado luego Hitler. Después de pasar por las manos de cinco monarcas sajones, llegó a manos de los Hohenstauffen de Suabia, que les sucedieron. Un destacado miembro de esta dinastía fue Federico Barbarroja, nacido en 1123. Antes de morir, 67 años más tarde, Barbarroja conquistó Italia y obligó al Papa a exiliarse; de nuevo, Hitler bien pudo haber admirado la dureza brutal de aquel personaje, combinada con una personalidad carismática que fue la clave de su éxito. Pero, al igual que Carlomagno, Barbarroja cometió el error de dejar caer la lanza mientras vadeaba un arroyo en Sicilia. Murió pocos minutos después.

La Fascinación De La Lanza

Aquí la hechicera Kundry, redimida de una vida dedicada al mal, muere, mientras Parsifal rescata al Santo Grial de su santuario. También sostiene la Santa Lanza que, tras haber servido al mal en manos del mago Klingsor, se convierte en instrumento del bien.

Ésta era la leyenda del arma que tanto fascinaba al joven Hitler. Durante su primera visita a la lanza la estudió con todo detalle. Medía 30 cm de longitud, y terminaba en una punta delgada, en forma de hoja; en algún momento, el filo había sido ahuecado para admitir un clavo -al parecer, uno de los usados en la crucifixión-. El clavo estaba sujeto con un hilo de oro. La lanza se había partido y las dos partes estaban unidas por una vaina de plata; dos cruces de oro habían sido incrustadas en la base, cerca del puño.

Estos detalles que describen la fascinación de Hitler ante la lanza de los Habsburgo provienen del testimonio del doctor Walter Johannes Stein, matemático, economista y ocultista que afirmaba haber conocido al futuro Führer justo antes de la guerra del 14. Stein, que había nacido en Viena en 1891, era hijo de un rico abogado. Sería un erudito y un aventurero intelectual hasta su muerte, en 1957. Se licenció en ciencias y se doctoró en investigaciones psicofísicas por la Universidad de Viena. Luego se convirtió en experto en arqueología, arte bizantino primitivo e historia medieval; durante la primera guerra mundial, como oficial del ejército austríaco, fue condecorado por su valor.

En 1928 publicó un excéntrico panfleto, Historia del mundo a la luz del Santo Grial, que circuló por Alemania, Holanda y Gran Bretaña. Cinco años después, el Reichsführer Heinrich Himmler ordenó que se obligara a Stein a trabajar en el «Buró ocultista» de los nazis, pero Stein huyó a Gran Bretaña. La segunda guerra mundial le sorprendió trabajando como agente del espionaje británico. Después de colaborar en la obtención de los planes de la «Operación Sealion» -la invasión de Inglaterra que proyectaba Hitler- fue consejero de Churchill, como asesor sobre las creencias ocultistas del líder alemán.

Stein nunca publicó sus memorias, pero antes de morir se hizo amigo de un ex oficial de comandos de Sandhurst, ahora periodista, Trevor Ravenscroft. Usando las notas y las conversaciones de Stein, Ravenscroft publicó en 1972 el libro Spear of Destiny (La lanza del destino) que por primera vez llamó la atención del público sobre la fascinación que sentía Hitler por la lanza de los Habsburgo.

¿Qué atractivo podía ofrecer la Santa Lanza, un símbolo cristiano, para el ex católico y violentamente anticristiano Adolf Hitler? Ya se había entregado a violentos desvaríos antisemitas, era un devoto discípulo del Anticristo de Nietzsche y sostenía su condena del cristianismo como «la última consecuencia del judaísmo».

Parte de la respuesta se encuentra en una tradición ocultista medieval vinculada con la historia de la Santa Lanza. Como cuenta el evangelio de San Juan, el soldado romano que hirió el cuerpo de Cristo cumplió, sin saberlo, las profecías del Antiguo Testamento (los huesos de Cristo no serían rotos). Si no hubiese hecho lo que hizo, el destino de la humanidad habría sido diferente. Según San Mateo y San Marcos, la verdadera naturaleza de Cristo fue revelada en ese momento al soldado, que se llamaba Cayo Casio Longinos: «Viendo el centurión que estaba frente a Él de qué manera expiraba, dijo: Verdaderamente este hombre era hijo de Dios». (San Marcos, 15:39)

Para la mentalidad ocultista, un instrumento usado para un propósito tan importante se transforma en un foco de poder mágico. Y, como dice suscintamente Richard Cavendish, hablando del Grial y la Lanza en su libro El rey Arturo y el Grial:

Una cosa no es sagrada porque es buena. Es sagrada porque contiene un poder misterioso y terrible. Es tan poderosa para el bien o el mal como una fuerte descarga eléctrica. Si es mal usada, por importantes y comprensibles que sean las razones, las consecuencias pueden ser catastróficas para personas totalmente inocentes.

Según Stein, Hitler tenía conciencia de este concepto ya en 1912; de hecho, fue la obsesión de Hitler por la lanza y su poder de «varita mágica» el motivo de que los dos hombres de conocieran. En el verano de 1912, el doctor Stein compró una edición de Parsival, romance sobre el Grial del poeta alemán del siglo XIII Wolfram von Eschenbach, a un librero ocultista de Viena. Estaba llena de comentarios manuscritos en los márgenes, que mostraban una combinación de sabiduría ocultista y racismo patológico. En las guardas, su anterior propietario había anotado su nombre: Adolf Hitler.

A través del librero, Stein encontró a Hitler y pasó muchas horas con él, horrorizado pero fascinado. Aunque pasarían años antes de que el mísero pintor de cromos diera los primeros pasos por el camino del poder, poseía ya un carisma maligno. A través de su tortuoso discurso, una obsesión destacaba claramente: tenía un destino místico que cumplir y, según Stein, la lanza era la clave.

Hitler describió a Stein cómo había adquirido la lanza su especial significado para él:

Lentamente me apercibí de una presencia poderosa que la rodeaba, la misma impresionante presencia que había experimentado interiormente en esas ocasiones únicas de mi vida en que había sentido que un gran destino me aguardaba… una ventana en el futuro que se abría, a través de la cual veía, en un relámpago de iluminación, un hecho futuro, en función del cual sabía, más allá de toda contradicción, que la sangre de mis venas se transformaría algún día en el vehículo del espíritu de mi pueblo.

Hitler nunca reveló la naturaleza de su «visión», pero Stein creía que se había visto a sí mismo un cuarto de siglo después en la Heldenplatz, frente al palacio Hofburg, dirigiéndose a los nazis austríacos y a los desconcertados ciudadanos vieneses. Allí, el 14 de marzo de 1938, el Führer alemán anunciaría su anexión de Austria al Reich alemán… y daría la orden de llevar los atributos de los Habsburgo a Nüremberg, hogar espiritual del movimiento nazi.

Una Curiosa Primacía

En las ruinas de la ciudad semidestciada se halló, entre otros objetos, la Santa Lanza en una bóveda subterránea a prueba de bombas.

La toma de posesión del tesoro constituyó un gesto de benevolencia sorprendente, considerando que Hitler despreciaba a la casa de Habsburgo, a la que consideraba traidora a la raza germánica. Sin embargo, el 13 de octubre, la lanza y otros objetos fueron cargados en un tren blindado provisto de una guardia de SS, y cruzaron la frontera alemana. Fueron instalados en el vestíbulo de la iglesia de Santa Catalina, donde Hitler pensaba instalar un museo de guerra nazi. Stein creía que, cuando Hitler tuviera la lanza en su poder, sus ambiciones latentes de conquista empezarían a crecer y florecer.

Si los conocimientos de Hitler sobre la historia de la lanza eran tan amplios como decía Stein, tiene que haber estado al tanto de las leyendas sobre el destino de Carlomagno, Barbarroja y todos cuantos la habían blandido como un arma y habían perecido cuando escapó a su control. La leyenda parece haber sido confirmada por una inquietante coincidencia que marcó el final de su conexión con la Lanza.

Después de los intensos bombardeos aliados de octubre de 1944, durante los cuales Nüremberg sufrió enormes daños, Hitler ordenó que la lanza, junto con el resto del tesoro de los Habsburgo, fuera enterrada en una bóveda construida especialmente. Seis meses después, el Séptimo Ejército norteamericano había rodeado la antigua ciudad, defendida por 22.000 SS, 100 panzers y 22 regimientos de artillería. Durante cuatro días, la veterana división Thunderbird martilleó a estas formidables defensas hasta que el 20 de abril de 1945 -el día en que Hitler cumplía 56 años- la bandera americana victoriosa fue izada sobre las ruinas.

Durante los días siguientes, mientras las tropas norteamericanas localizaban a los supervivientes nazis y comenzaba el largo proceso de los interrogatorios, la Compañía C del Tercer regimiento del Gobierno Militar, al mando del teniente William Horn, era enviada en busca del tesoro de los Habsburgo. Por casualidad, un proyectil había facilitado su tarea, volando una pared de ladrillo y dejando a la vista la entrada de la bóveda. Después de algunas dificultades con las puertas de acero de la misma, el teniente Horn entró en la cámara subterránea y echó una ojeada a la polvorienta oscuridad. Allí, sobre un lecho de descolorido terciopelo rojo, estaba la fabulosa lanza de Longinos. El teniente Horn extendió la mano y tomó posesión de la lanza en nombre del gobierno de los Estados Unidos. La fecha, 30 de abril de 1945, está registrada en los textos de historia.

Y, por escépticos que sean los críticos -acerca de Walter Stein, el ocultismo en general y las leyendas de la Santa Lanza en particular- también es un hecho histórico que a unos cientos de kilómetros de distancia, en un bunker de Berlín, Adolf Hitler eligió esa tarde para coger una pistola y quitarse la vida.

Fuente:


http://www.mundoparanormal.com



Hitler tomó decisiones militares clave en función de criterios esotéricos



Roberto García es abogado y escritor. Estudioso y divulgador de enigmas históricos, acaba de publicar «El nazismo oculto», una investigación muy rigurosa sobre los componentes esotéricos del partido racista y totalitario que lideró Adolfo Hitler y la influencia de determinadas ideologías secretas, míticas y con frecuencia delirantes en una política agresiva que llevó a la humanidad a su mayor catástrofe.
-¿Por qué es importante el esoterismo a la hora de considerar la historia del nazismo?…
-Es importante porque permite entender a un nivel casi psicológico cómo se llegó a esa deshumanización. Y ver qué movimientos se ocultan como por ejemplo la new age o muchas cosas relacionadas con los ovnis que están en esa misma línea. Hay autores que se adentran en ideas extrañas, gente que considera que la vida en la tierra fue creada por personajes de fuera, por extraterrestres, y se aferran a pasajes de La Biblia. Mismamente en el Libro de Enoch se dice que llegaron unos ángeles y yacieron con las hijas de los hombres y de ahí que existan hombres elevados y paralelamente hombres degenerados. De ahí también se dedujo que había una raza aria, elevada o pura, y una raza de los monos, que es como la denominaban literalmente los nazis. Buena parte de la literatura sobre los ovnis o sobre cosas parecidas tiene tintes racistas y de alguna manera puede servir para captar a incautos. No digo que no sea legítimo el estudio de la ufología, pero con frecuencia por ahí se va a las teorías de los hombres superiores e inferiores.

-¿Cuál es el origen del esoterismo nazi?

-Empieza hacia finales del siglo XIX, como consecuencia de los movimientos románticos que miraban hacia atrás. Gente que mira al Medievo, a Roma y a Grecia…, los teutones solo podían ver, claro, su pasado que es solo tribal, vulgar y primitivo. Así que fueron aún más atrás, a las supuestas migraciones de hombres arios desde el Asia central, tras una mítica catástrofe, hacia Occidente, creando a su paso toda la cultura egipcia, griega y romana. Quedan establecidos en el norte de Europa, aunque no niegan que los latinos sean también arios.

-¿Y los pensadores más influyentes?

-Se achaca a Nietzsche, pero es abusar de su pensamiento porque, si bien habla del superhombre, nada tiene que ver con el prototipo nazi, con el hombre ideal o el ciudadano deseado por Hitler y los suyos. Nietzsche sí tenía un ramalazo antisemita, pero eso era muy corriente entonces. Y también cuenta Schopenhauer. En cuanto a otro nivel, hay que destacar a Lanz Liebenfels, un personaje relativamente desconocido cuya autobiografía se titula «El hombre que dio ideas a Hitler» y apareció en los años cincuenta. Era benedictino, lo echaron del convento, fundó una orden neotemplaria y encontró una lápida en un monasterio en la que aparecía un caballero señalando a una especie de mono y de ahí dedujo toda una cosmología racista. Publicó varios libros y una revista en Alemania y en Austria. Posteriormente contó que en una ocasión fue un joven a su casa para adquirir unos números atrasados y al ver era muy pobre incluso que se los regaló. El joven le dio su dirección para que le enviase más. Tiempo después descubrió que se trataba de Hitler y que esa dirección era efectivamente la de Hitler en Munich. Un compañero de la época de Hitler confirmó que en ese tiempo el líder nazi tenía en su habitación esas revistas. El racismo de los nazis se basaba en buena medida en ideas delirantes del peor ocultismo.

-¿Cómo marcó a Hitler?

-Le da ideas. En esas revistas y en el libro Lanz dice qué es lo que se debe hacer con las razas inferiores, a su juicio, claro. Y efectivamente esas propuestas fueron las que llevó a la práctica el nacionalsocialismo: trabajo esclavo hasta la muerte, incineración como culto a los dioses, experimentación médica, esterilizaciones masivas…, describía incluso los campos de exterminio como después efectivamente se construyeron. Más aun, cuando estaba estudiando para monje coincidió en la misma abadía en la que Hitler, aún niño, cantaba en el coro. Pudieron haberse visto, no está descartado. La abadía se llama Lambach, está llena de esvásticas en las paredes. El prior había viajado mucho, había estado en la isla de Patmos, donde San Juan escribe el Apocalipsis y se dice que tenía una gran biblioteca de corte esotérico, aunque este último punto no sea auténtico.

-¿Hitler estaba loco?

-Hitler tenía sífilis en una fase terciaria, le medicaban con estricnina y un cóctel de anfetaminas. Como era vegetariano todo eso le afectaba especialmente al sistema digestivo y para calmar los efectos secundarios le administraban unos comprimidos preparados a base de excrementos de campesinos yugoslavos. Es así aunque parezca increíble. En cuanto a Himmler es posible que tuviese problemas mentales, hablaba con los cuadros de Hitler que tenía en el despacho y estaba en contacto con adivinos y astrólogos. Tenía como asesor principal a Carl Willigut, un enfermo mental que había estado encerrado en un manicomio. Convenció a Himmler de que había que construir un castillo para la batalla final entre los arios y los contrarios, las hordas asiáticas. Éste y otros como él usaban la radioestesia, péndulos y otros artilugios, para localizar tanto submarinos enemigos como judíos escondidos. Diseñó el anillo de las SS.

-Militarmente, ¿qué alcance tuvo el esoterismo en la Alemania nazi?

-Tomaban decisiones militares en función de esas creencias. Hitler llegó a tomar decisiones militares clave en función de criterios esotéricos. Ante la campaña de Rusia, los militares, que eran profesionales competentes, hablaban del problema del invierno, del frío, de lo que se denominaba desde Napoléon el general invierno. Hitler les respondió que se ocuparan de los aspectos puramente militares que el frío era cosa suya. Se fiaba de la teoría del hielo eterno, un planteamiento que les gustaba mucho a los nazis, del que había deducido que ese año no habría un invierno crudo. Por eso envío a los soldados muy mal pertrechados y sucedió lo que sucedió, que fueron derrotados por el Ejército Rojo.

-¿Fue importante la sociedad Thule?

-La sociedad Thule fue el germen del partido nazi, pero Hitler nunca llegó a ingresar en ese círculo. Thule tomó del movimiento teosófico la teoría de las siete evoluciones en la que se suceden diversas luchas de razas. Ahora estaríamos en medio de la lucha de la raza aria y la judía. Madame Blavatsky, líder del movimiento teosófico, llegó a decir que el exterminio de los judíos era una necesidad kármica, pero no llamó a un exterminio activo, solo hablaba en un plano astral.

-¿Y ahora?

-Hay un neonazismo propio de grupos salvajes y también movimientos racistas ocultos detrás de la new age, del naturismo, de prácticas de wicca o de masonerías extrañas

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  aero_synyster el Vie Ene 01, 2010 1:29 am

muuuy interesante tema.....espero que nos sirva jaja xD buenoo saludos ;D

aero_synyster
Admin

Mensajes : 18
Pesos : 2880
Famoso : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2009
Edad : 22
Localización : mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Teencho el Sáb Ene 02, 2010 10:43 am

claro que nos va a servir jeje


no esperaba menos de mi primer alumno Smile afro
avatar
Teencho
Admin

Mensajes : 119
Pesos : 3127
Famoso : 2
Fecha de inscripción : 29/12/2009
Localización : Argentina, Formosa

Ver perfil de usuario http://elementales.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Invitado el Dom Ene 03, 2010 3:20 am

gracias por el apoto primer maestro (?) xDDDD
una pregunta (si de nuevo ¬¬) no se si vaya aqui pero ahi va
en donde puedo encontrar informacion de la piedra que habla D=?
PD:hitler ocultista (?)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  aero_synyster el Dom Ene 03, 2010 3:08 pm

asi es....ocultista y de lo mas creyente....a y la informacion sobre la piedra que habla te la pase en la pagina que te di ayer ¬¬......jajaj y sii HITLER era ocultista

aero_synyster
Admin

Mensajes : 18
Pesos : 2880
Famoso : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2009
Edad : 22
Localización : mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Teencho el Dom Ene 03, 2010 6:44 pm

Si, el muy weon penso que si juntaba los objetos sagrados iba a dominar el mundo jajajajjaja


Pero bueno... ahh y para los que no saben, hubo 42 intentos de matar a hitler, todos fracasados, a causa de eso, Hitler se creyo inmortal xD

pero al final en la guerra cuando todo iva perdido el se suicido.. a ver donde esta lo inmortal?
avatar
Teencho
Admin

Mensajes : 119
Pesos : 3127
Famoso : 2
Fecha de inscripción : 29/12/2009
Localización : Argentina, Formosa

Ver perfil de usuario http://elementales.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  aero_synyster el Dom Ene 03, 2010 10:04 pm

jajajajjajaja xD por confiadoo eso le paso xD....
peroooO!.....como tu lo dijiste teencho.....
42 intentos fallidos y su muerte fue el suicidio
por lo tanto practicamente si era inmortal....
a el no lo pudieron matar.....nadie pudo andar
por la calle diciendo " YO MATE A HITLER =D "
(como me hubiera gustado haber sido yo ¬¬ )
jaja noo.....el se suicido.....por lo tanto yo pienso
que si era inmortal pero el mismo se mato.....
asi que aora....mi pregunta queda en....

¿un inmortal PUEDE matar a otro inmortal?
jajaja eso es lo que yo pienso que pasoo con
hitler....bueno saludos xD espero que me respondan xD

aero_synyster
Admin

Mensajes : 18
Pesos : 2880
Famoso : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2009
Edad : 22
Localización : mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Teencho el Lun Ene 04, 2010 11:05 am

nose, eso si que no se... ahh pero los vampiros no son inmortales, ni tampoco los licantropos... solo se curan las heridas muy rápidamente y listo. ADemas de su buena salud y eso así que si pelean entre ellos va a ver una carnicería barbara jajaja


Y Hitler tubo tanto culo porque algunos intentos eran bombas sarpadisimas que explotaron pero justo el o daba su discurso antes o estaba lejor de la bomba
pero igual murieron algunosde sus acompañantes jeje
avatar
Teencho
Admin

Mensajes : 119
Pesos : 3127
Famoso : 2
Fecha de inscripción : 29/12/2009
Localización : Argentina, Formosa

Ver perfil de usuario http://elementales.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  dragon_x3 el Lun Ene 04, 2010 3:38 pm

muy interesante el tema he, nos va a sarvir mucho
avatar
dragon_x3

Mensajes : 13
Pesos : 2890
Famoso : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  maxvrvc el Miér Ene 20, 2010 11:25 pm

muy buena info pero al grano

yo kiero saber sobre otro objeto sagrado
las calaveras de cristal o si bien recuerdo
los craneos de la muerte

ya ke cada vez ke investigo la compu se trava
lo unico ke se es ke son replicas casi perfectas
de craneos humanos hechas de cristal y tambn
se ke estan malditas
avatar
maxvrvc

Mensajes : 85
Pesos : 2980
Famoso : 0
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Localización : mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Teencho el Jue Ene 21, 2010 11:47 am

son replicas exactas y lo mas raro es que no hay ningun rasgo de que se trabajaron con ellas, que estan malditas nose pero dicen que si se las reunen se sabran secretos muy importantes
avatar
Teencho
Admin

Mensajes : 119
Pesos : 3127
Famoso : 2
Fecha de inscripción : 29/12/2009
Localización : Argentina, Formosa

Ver perfil de usuario http://elementales.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  maxvrvc el Vie Ene 22, 2010 6:42 pm

grax lol!
avatar
maxvrvc

Mensajes : 85
Pesos : 2980
Famoso : 0
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Localización : mexico

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: hitler y el ocltismo: lanza de longinos

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.